Cómo superar la incomodidad cuando tu comes saludable y los demás no

La comida ocupa un lugar importante en la sociedad. Estamos obsesionados con ella cuando comemos pero también cuando no lo hacemos.

Al igual que el tiempo, se ha convertido en una de esas cosas que no podemos mantener fuera de nuestros comentarios. Lo que estamos comiendo, lo que está comiendo y lo que ella no está comiendo.

Su presencia y ausencia tienen un profundo efecto en nuestro estado de ánimo y en nuestras charlas. Lo más curioso, sin embargo, es la obsesión que nos produce su efecto en la vida de los demás.

Como seres humanos, tenemos un deseo insaciable de hacer comentarios sobre los hábitos alimenticios de los demás, pero no los nuestros. ¿Por qué no estás comiendo? ¿Qué es lo que te pasa con la comida? ¿Estás comiendo sano ? Hoy te vas a saltar la dieta? ¿Por qué estás a dieta?

Algunos hombres lo hacen pero sobre todo las mujeres. La nueva tendencia, no es hacer pasar estas vergüenzas a los demás por sus malos hábitos alimenticios, lo nuevo es menospreciar a los que comen sano cuando se va en grupo y son minoría.

Si están comiendo en un McDonalds por ejemplo, la pregunta ya no es porque se salta la dieta sino porqué está comiendo una ensalada, por qué está comiendo tan sano, cuando se convirtió en comedor de ensalada y por qué no viene con nosotros a pillar una hamburguesa?

Hacemos esto para que la gente se sienta lo más incómoda posible en lugar de animarles porque estén haciendo algo bueno por su salud. Tratamos de hacerles sentir mal por procurar comer saludable.Les estamos avergonzando por ir a la tienda ecológica, o por ser “esa chica” de la quinua.

¿Pero por qué? ¿Por qué nos importa? ¿Por qué pensamos que estamos en nuestro derecho a hacer comentarios OFENSIVOS sobre la dieta de otra persona?Es para intentar controlar la vida de los demás, al carecer de control la nuestra.

Es más fácil hablar de los demás en lugar de ocuparse de uno mismo. Es mucho más divertido hacer comentarios sobre lo que tus amigos están poniendo en la boca, en lugar de fijarse en lo que está pasando en la tuya.

Cuando usted se niega a fijarse en sus malos hábitos, en sus propios problemas y en sus propias decisiones de salud, prefieres distraerte ocupándote de la vida de los demás.

¿Por qué pasa esto? Tenemos la costumbre de olvidar las cosas que hemos dicho pero recordamos lo que nuestros compañeros de trabajo tenían para el almuerzo los dos últimos días.
Tal vez sea una manera de hacernos sentir mejor cuando no somos tan astutos como los demás, hablándoles de lo que se llevaron a la bocas ayer.
Todo lo que estamos haciendo, es dar prioridad a las cosas malas y haciendo que todos se sientan incómodos alrededor de la nevera.

Tal vez estamos tan obsesionados con lo que comemos porque lo vemos como un reflejo de la forma en que queremos ser percibidos – los alimentos que consumimos son un reflejo del tipo de personas que queremos ser.

Si sus compañeros de trabajo están comiendo solamente alimentos saludables, usted asume que están tratando de perder peso. Usted asume que quieren verse bien.
Usted asume que son vanos y obsesionados con su imagen corporal. Así que usted hace un comentario agresivo pasivo. celos

¿Pero por qué? ¿Por qué es de tu incumbencia y cuáles son tus motivos? ¿Por qué te importa si quieren perder 5 libras o no?

Cuando no tienes la energía o el autocontrol para comer bien, intentas demostrar tu postura oponiendote y haciendo ver que no estas de acuerdo con ellos. Te condenas a las típicas dietas de bajar peso en lugar de admitir que no puedes y no tienes la capacidad de comer sano.

Cuando no puedes controlar tu propio apetito, te esfuerzas por demostrar que la gente esta en error porque no lo aceptas.

La gente no debería sentirse avergonzada por la forma en que gastan su dinero para alimentarse.
Si no le dices nada a la gente por gastar $ 1,000 en un monedero de diseño o de marca cara, por qué te tienes que avergonzarte por gastar unos dólares extra en una comida saludable?
No hay que juzgar a la gente cuando están haciendo algo bueno por su vida.
Hacer que la gente se sienta mal por responsabilizarse de su salud es muy triste. Pero desgraciadamente esa gente existe, y en esos casos es mejor buscar buenas compañías afines a tus hábitos y costumbres.

Otro video mas largo pincha aqui ” LA ENVIDIA – DR. CÉSAR LOZANO

Tu opinión me interesa

Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar